Trazas: conversación con Rubén Martín

10384730_4789962084745_8800722260709032374_n - copia

En las Trazas, Rubén Martín ahonda en los procedimientos, fisuras y avatares de sus procesos creativos. Escritura, música, cuerpo, enfermedad, prótesis. En esta segunda parte de la conversación mapeamos una cartografía mental y estética, con sus correspondientes derivas y materializaciones. Mundo sobre mundo: estratificaciones, desvíos, confluencias.

Primera parte:

Segunda parte:

Rubén Martín (Granada, 1980) es poeta y traductor de poesía. Ha publicado textos de diversa índole en revistas como Quimera, Shangrila o Kokoro, en la que es colaborador habitual. Es autor de los poemarios Radiografía del temblor (primer premio del certamen Andalucía Joven en 2006, publicado por Renacimiento al año siguiente), Locos de altar (Alea Blanca, 2011, en colaboración con Begoña Callejón y Leopoldo María Panero) y Sistemas inestables (Bartleby Editores, 2015).

Como traductor es responsable de las versiones en castellano de Poemas a la muerte (2010) de Emily Dickinson y Rompiente (2014) de Jorie Graham, ambas en Bartleby Editores. Su interés por el diálogo interdisciplinar queda plasmado en su proyecto de spoken word electrónico Máquina Líquida y sus actuaciones en directo con músicos como Alejandro Morales o Primo Gabbiano.

Tránsitos: conversación con Rubén Martín

Ndame

Rubén Martín es un sismógrafo atento a las fracturas por venir, los movimientos silenciosos, las derivas continentales (en el intratiempo mental, en la carne dolida, en el trasvase protésico entre el yo y el “mundo”). Tiene un oído muy afinado para percibir la disonancia creativa, el desgarro del texto y lo que emerge en la fricción entre lenguajes y registros diversos, sólo aparentemente contradictorios. En el sustrato de la enorme red de referencias literarias, pictóricas o musicales que exhibe con soltura, bajo el rostro del cirujano poliédrico y a veces descoyuntado, sigue aflorando el niño asombrado ante la voraz transformación del mundo. Un niño en trance de ser mirada, de ser deriva y apertura. Su escritura no ostenta una dimensión soteriológica, no promete ninguna redención, pero al mapear una sintomatología apunta ya a una curación en la propia enfermedad de lenguaje, en su propio contagio o infección. Sus universos de sentido nunca colapsan sobre sí mismos, en una verdad unívoca o vertical: se abren, permutan, tocan otras realidades, se convierten en aristas para penetrar otros tejidos. Segregan, mutan, juegan, se consumen. En este devenir, bajo la aparente convulsión, hay una serena alegría, un cauce, una inclinación que parece decirnos: todo está por hacer, somos inmundos en este erial, en la voz rota nos salvaremos. Nombre lúdico: Neo-Dyonisos, poeta Cyborg, “traumaturgo” de la Brecha y la sangre de Cristo. Su profesión “al otro lado”: Máquina de Guerra Transmental. Su límite: la delicadeza, esa cosa pequeña que se trasmite como una temperatura, como un espasmo inconcebiblemente demorado, como una seda de lenguaje, bajo todo lo que dice. Rubén vive en la re-percusión, porque algo de lo que en él se expresa se proyecta y se desincroniza levemente, desgajándose del continuo habitual: como si lanzara un eco intuitivo hacia el futuro, donde su sismógrafo interior podrá descodificarlo. Percusión/re-percusión. Sístole/diástole. El corazón haciéndose en un ritmo extrañado de sí. La gravitación de su campo mental o sensorial: aleros, cornisas, estalactitas de pensamiento coagulado, donde hambrientos pájaros futuros podrán encontrar refugio, después de la devastación.

Primera parte:

Segunda parte:

Rubén Martín (Granada, 1980) es poeta y traductor de poesía. Ha publicado textos de diversa índole en revistas como Quimera, Shangrila o Kokoro, en la que es colaborador habitual. Es autor de los poemarios Radiografía del temblor (primer premio del certamen Andalucía Joven en 2006, publicado por Renacimiento al año siguiente), Locos de altar (Alea Blanca, 2011, en colaboración con Begoña Callejón y Leopoldo María Panero) y Sistemas inestables (Bartleby Editores, 2015).

Como traductor es responsable de las versiones en castellano de Poemas a la muerte (2010) de Emily Dickinson y Rompiente (2014) de Jorie Graham, ambas en Bartleby Editores. Su interés por el diálogo interdisciplinar queda plasmado en su proyecto de spoken word electrónico Máquina Líquida y sus actuaciones en directo con músicos como Alejandro Morales o Primo Gabbiano.